Llamábamos a la tierra una de las flores del cielo, y llamábamos al cielo el infinito jardín de la vida. 

“Friedrich Hölderlin”